Destacado

Manos a la prensa! Parte I

En el post anterior, describimos de forma general las características de los estilos más importantes de sidra en el mundo y un poco de lo que está pasando actualmente en Chile con esta bebida. Si aún no lo has leído, te invito a revisarlo antes de continuar leyendo.

Una vez claros estos conceptos, es momento de enfocarnos en el proceso de elaboración y como en conjunto a la materia prima, las manzanas, se da vida a los distintos estilos mencionados. Para esto, partiremos con el más sencillo de ellos “Nuevo Mundo” y luego de tener la experiencia de elaborar un par de litros, hablaremos sobre otros estilos interesantes y sus técnicas propias, dentro de ellos: sidras francesas, sidras inglesas, sidras españolas, sidras de hielo, sidras de fuego, entre otras.

Bueno, partamos. ¿Qué manzanas, qué proporción y cuántos kilos necesito?

Lo ideal, sería conseguir manzanas de un huerto tradicional, con la mínima intervención posible en cuanto a manejos y nutrición, ya que por lo general estas manzanas en comparación a las de huertos intensivos generan un mosto con:

  • Menor contenido de nitrógeno.
  • Mayor contenido de polifenoles.
  • Mayor contenido de azúcares.
  • Mayor contenido de ácido málico.
  • Menor pH.
  • Mayor concentración de aromas y sabores.
  • Mayor cuerpo.

Todas estas características son ideales para producir una buena sidra. Entonces, si conoces a alguien que tenga un huerto abandonado de manzanas, ¡ya sabes que hacer!

Manzana organica vs industrial

Una buena proporción entre manzanas o un buen “blend” de mostos, seria entre variedades:

  • Ácidas, Aromáticas y neutrales/base: En general hasta un 80% del total, pudiendo ser incluso manzanas de mesa o de descarte.
  • Tánicas (Amargas-ácidas o Amargas-dulces): Al menos un 20% del total, generalmente manzanas sidreras como tal.

La cantidad total de manzanas dependerá principalmente del volumen deseado, rendimiento de nuestra prensa y perdidas por trasiegos. Mientras que el rendimiento de prensado puede ir desde un 45 a un 65% y dependerá de:

  • Variedad de manzana.
  • Punto de madurez.
  • Grado de molienda.
  • Tipo de prensa.
  • Protocolo de prensado: Presión, tiempo y ciclos.

Asumiendo un 50% de rendimiento de prensado y una pérdida del 20% en los distintos trasiegos durante el proceso de elaboración, calcularemos la cantidad total de manzanas necesarias de la siguiente forma:

Litros deseados/0,4= Kg de manzana a procesar

Es decir, si deseamos 16 litros finales embotellados necesitamos unos 40 kg de manzanas.

28278450_10155962857255900_810152573_o

Sigamos, ya sabemos cuántos kilos necesitaremos. Ahora, ¿Cuál es el proceso general de elaboración de sidra?

El siguiente esquema, muestra diferentes alternativas que existen para producir los distintos estilos mencionados en el post anterior. Incluso, se podría detallar aún más cada punto y complejizar el proceso, por ejemplo: realizando una fermentación malo-láctica, guarda en barrica o carbonatación natural con método tradicional. Pero esta vez, como mencionamos anteriormente, mantendremos el foco en el proceso general y más sencillo.

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 18.41.05

Cosecha y guarda

No da lo mismo en qué momento se cosechan las manzanas, ni cuánto tiempo se guardan antes de molerlas y prensarlas. Durante el desarrollo del fruto y su sobre maduración, ocurrirán diferentes cambios fisicoquímicos que definirán las características de nuestra sidra. En ese sentido, podríamos decir que los parámetros de calidad de la manzana cambian en el tiempo de la siguiente forma:

  • Firmeza: Disminuye.
  • Rendimiento de jugo: Aumenta y luego disminuye.
  • Contenido de almidón: Disminuye.
  • Solidos solubles: Aumentan.
  • Alcohol probable: Aumenta.
  • Ácidez: Disminuye.
  • pH: Aumenta.
  • Aromas: Distintos comportamientos dependiendo de variedad.

Como norma general, debemos procesar las manzanas cuando:

  • La firmeza permita extraer el mayor rendimiento en jugo.
  • El contenido de almidón sea el mínimo.
  • El mosto tenga una densidad superior a 1,050  o 11,2ºBrix (ideal 1,060 o 13,4ºBrix).
  • El mosto tenga >4g/L de ácido málico (ideal 6-7 g/L) y el pH sea menor a 3,8 (Ideal 3,4).

Cabe mencionar que mostos con pH superiores a 3,8 generan sidras muy susceptibles a contaminación microbiológica y de fácil pardeamiento, por lo que es importante definir muy bien que variedades utilizar, momento de cosecha y duración de guarda. De ser necesario, se podría ajustar acidez y pH mezclando variedades, mostos o incluso agregando ácido málico.

13442227_10154182741715900_4797508566717246497_n

Selección y lavado

Una vez tomada la decisión de procesar las manzanas, debemos descartar toda aquella que podría traernos problemas y a diferencia de lo que ocurre con la fruta para exportación, aquí no eliminaremos las manzanas “feas”, si no, solo las que “no comeríamos”, es decir: desecharemos todas las manzanas que tengan alguna pudrición.

Por otra parte, a diferencia de las uvas en la vinificación, las manzanas para sidra normalmente se lavan antes de su iniciar su proceso. Esto se debe a que generalmente los huertos tradicionales tienen árboles muy antiguos que no soportan muy bien la fruta y estas terminan cayendo al suelo antes de ser recolectadas. Si la manzana es cosechada a mano desde el árbol, podría obviarse el lavado.

Triturado y macerado

Cuando se habla de triturado o molienda, realmente el término correcto debería ser “rallado”. Puesto que tradicionalmente esto se realiza gracias a un cilindro con dientes que va rasgando o rallando la manzana y entrega el tamaño perfecto para el prensado, algunos hablan de trocitos de 0,5 centímetros cúbicos como el tamaño ideal. En términos prácticos no hay que moler en extremo, generando una especie de pulpa, o dejar trozos muy grandes de manzana, ya que el rendimiento seria bajísimo.

Una vez triturada la manzana tenemos la opción de macerar. Al igual que cuando elaboramos cerveza, el proceso de poner en contacto un medio líquido con una matriz solida genera una serie de reacciones controlables que nos entregan diferentes características en el producto final. Los factores a controlar en este caso serían: temperatura, tiempo y presencia de oxígeno, con los cuales podríamos obtener:

  • Mayor rendimiento.
  • Extracción de aromas y sabores desde la epidermis de las manzanas.
  • Formación de aromas por oxidación.
  • Mayor Color.
  • Disminución de amargor y astringencia.
  • Mayor limpidez.
  • Desarrollo de microorganismos.

Todo esto lo profundizaremos cuando hablemos sobre sidras francesas, españolas e ingleas. Por ahora, solo recomendaría un macerado por unos 40 minutos y a baja temperatura con el fin de obtener mayor rendimiento, algo de color y carácter.

Prensado y sulfitado

Al momento de prensar tendremos dos enfoques:

  • Calidad: Un solo ciclo de prensado con aumento gradual de presión, hasta que el mosto no fluya fácilmente.
  • Volumen: varios ciclos de prensando, entre cada uno se remueve la manzana triturada y se vuelve a prensar.

Cuando empecemos a ejercer presión, nos daremos cuenta que costará cada vez más extraer jugo, el color se tornará más oscuro y el pH irá subiendo, por ende, obtendríamos una sidra cada vez más inestable. Por esta razón, es necesario hacer un seguimiento del mosto que va fluyendo desde la prensa por medio de observación, degustación y medición de pH, con el fin de separar diferentes calidades.

En la medida que recibamos el mosto, iremos dosificando o “sulfitando” con anhídrido sulfuroso, por medio de una solución de Metabisulfito de potasio o con pastillas Campdem. La adición de este antiséptico permite principalmente:

  • Eliminar selectivamente microorganismos según pH del mosto y dosis utilizada.
  • Controlar oxidaciones.
  • Facilitar una fermentación segura, predecible y replicable.
  • Envejecer sidras en barrica de forma segura.

El problema es que hay ciertas personas alérgicas a este producto y cada vez se está limitando más su uso. Lo bueno, es que la sidra necesita una dosis mínima dado su bajo pH, a cierto carácter de fermentación salvaje deseado y que, al tener una segunda fermentación en botella, debe obligatoriamente mantener niveles mínimos de sulfuroso libre.

Extrañamente en varios libros de sidra se habla de dosis realmente innecesarias, a menos que se quiera esterilizar el mosto y dejar un lienzo en blanco para la actividad de una levadura seleccionada. ¡Ojo, siempre cuestiona lo que leas!

Captura de pantalla 2018-02-17 a la(s) 11.11.17

Dado que solo deseamos eliminar aquellos microorganismos que puedan causar problemas y que partiremos con un pH idealmente de 3,4 o menor. Recomiendo utilizar una dosis de 10 a 30 ppm de SO2 equivalentes a 0,2 a 0,6 ml/litro de mosto de una solución al 5% de anhídrido sulfuroso a partir de 10 gramos de metabisulfito de potasio en 100 ml de agua destilada (esta sal aporta aproximadamente el 50% de su peso como SO2) o 0,04 a 0,132 pastillas campdem/ litro de mosto (cada pastilla aporta cerca de 227 ppm de SOpor litro). Es decir, para 20 litros de mosto deberíamos utilizar:

  • 4 a 12 ml de solución de metabisulfito de potasio o 1 a 3 pastillas campden. Esto pensando en manzanas sanas idealmente cosechadas desde el árbol. Si las manzanas se recogieron del suelo y están dañadas, la dosis podría ser mayor.

Ten en cuenta que lo que acabo de recomendar no es más que una receta, la cual funcionará relativamente bien mientras el pH del mosto sea bajo. En otra ocasión hablaremos en profundidad sobre el uso de este producto, detallando diferentes dosis según pH y objetivo, como también, análisis para determinar su concentración y correcciones.

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 22.45.50

Decantación y clarificación prefermentativa

Si deseas una sidra algo “hazy” o de limpidez media y no te quieres complicar la vida, puedes saltarte este paso completamente. Además, no clarificar significa que habrá una cantidad mayor de nutrientes disponible para las levaduras, pero por otro lado, podría generar aromas más “sucios”.

La decantación es un proceso de clarificación prefermentativa que se utiliza para generar una sidra muy limpia y brillante, característica buscada en sidras tipo “Nuevo Mundo”. Este proceso se realiza una hora después de sulfitar, agregando una dosis de 0,04g/L de enzimas pectoliticas desde una suspensión, por ejemplo, al 5% (1g en 20ml de agua destilada o 5g en 100ml de agua destilada). Si quisiéramos dosificar para 10 litros de mosto deberíamos agregar:

  • 10L*0,04/0,05= 8ml de esta suspensión.

Una vez que dosificamos las enzimas y homogeneizamos, dejamos el mosto sin contacto con oxígeno por 18 a 24 horas a 10ºC, con el fin que producir la decantación. Ojo, no deseamos obtener en este punto un mosto totalmente limpio y brillante, necesitamos una leve turbidez para que las levaduras tengan un medio en el cual apoyarse durante la fermentación, Por esta razón, no es recomendable que la decantación se extienda más de un día. Luego de esto, trasegaremos el mosto clarificado, dejando atrás las borras, y continuaremos con análisis y correcciones, nutrición, inoculación y fermentación.

Otra opción en este punto, en vez de realizar una clarificación prefermentativa por decantación, es hacer una clarificación por flotación con el método “Keeving” propio de sidras tradicionales francesas y de algunas inglesas. En otra ocasión hablaremos en detalle sobre este método, que es ideal para obtener sidras dulces, carbonatadas y limpias, como también de como optimizarlo usando, por ejemplo, Clururo de Calcio.

Análisis y correciónes

Antes de iniciar la fermentación debemos analizar y corregir minimamente los siguientes parametros:

  • Densidad superior a 1,050  o 11,2ºBrix (ideal 1,060 o 13,4ºBrix) : Densímetro y probeta o Refractometro.
  • Acidez >4g/L de ácido málico (ideal 6-7 g/L): Titulación con pHmetro.
  • PH menor a 3,8 (Ideal 3,4): Cintas de pH o pHmetro.

Esto lo podremos hacer por medio de una mezcla de distintos mostos con diferente contenido de azúcar y acidez, agregando mosto concentrado de manzana o ácido málico, pero nunca diluyendo con agua o agregando azúcar de mesa o dextrosa.

A nivel casero no podremos saber el nivel exacto de acidez sin titular. Una alternativa es ajustar probando el mosto, piensa que una acidez de 6-7g/L es similar a la de un vino blanco, ese será el nivel de acidez que necesitas (ojo, el contenido de azúcar tapará un poco la sensación de acidez).

28278165_10155962902595900_692142765_o

!Por fin estamos listos para fermentar!: Nutrición, inoculación y fermentación

Debemos nutrir el mosto para garantizar una fermentación sana, segura y sin sorpresas, como el desagradable olor a huevo podrido que genera una reducción por falta de nutrientes. Para esto, será necesario alcanzar unos 150 a 200 ppm (mg/L) de Nitrógeno libre asimilable (YAN). Una dosis total de 0,4g/L de Fosfato Diamonico (DAP) y 0,25g/L de Fermaid-K, dividido en dos momentos durante la fermentación será suficiente para alcanzar este rango usando manzanas promedio:

  • Inoculación: 0,3g/L DAP + 0,125g/L Fermaid-K.
  • Tercer día de fermentación o cuando se alcance una densidad de 1,030-1,035: 0,1g/L DAP + 0,125g/L Fermaid-K + aireación.

Por ejemplo, si necesitamos nutrir 16 Litros de mosto, necesitaríamos para la inoculación y luego para la segunda aplicación:

    Inoculación:

  • 16L*0,3g/L DAP = 4,8g de DAP
  • 16L*0,125g/L Fermaid-K = 2g de Fermaid-K

Segunda dosis:

  • 16L*0,1g/L DAP = 0,16g de DAP
  • 16L*0,125g/L Fermaid-K = 2g de Fermaid-K

Al igual que con las enzimas pectoliticas, es posible preparar una solución para dosificar desde ella.

Otra vez, esto es sólo una receta pensando en obtener una sidra seca. Lo ideal sería analizar el contenido de nitrógeno del mosto y luego compensar lo que falta para llegar al nivel óptimo. Esto debido a que el contenido de nitrógeno asimilable por las levaduras cambia en las manzanas bastante dependiendo de:

  • Variedad.
  • Temporada.
  • Nutrición-Manejos.
  • Fecha de cosecha.
  • Duración de guarda.

Por otro lado, Si deseamos obtener una sidra con algún nivel de dulzor residual, lo ideal es mantener los niveles de nutrientes en el mínimo necesario (aprox 50-100ppm de YAN) para lograr una fermentación muy lenta, que termine paralizándose. Todo esto, lo veremos cuando hablemos de sidras francesas.

Una vez aplicadas las correcciones pertinentes y la primera dosis de nutrientes, nos disponemos a inocular. Las levaduras que recomiendo serán principalmente las utilizadas para vinos espumosos, ya que he tenido mejores resultados con ellas, aunque existe una que otra para sidra que funciona bastante bien:

  • Ec-1118 de Lalvin: vino Espumo.
  • Safcider de Fermentis: Sidra.
  • M02 de Mangruve Jack’s: Sidra.

A diferencia del vino o cervezas fuertes no será necesario rehidratar las levaduras, ya que la densidad promedio es bastante baja. Por lo tanto: Agregamos las levaduras directamente al fermentador, homogeneizamos y tapamos con tapón y arilock.

inoculación

El protocolo de fermentación sería el siguiente:

  • Corrección +1ra nutrición + Inoculación: Mantener a 16-18ºC.
  • 2da nutrición (3er día o densidad 1,030-1,035) + aireado: Mantener a 16-18ºC.
  • Fin de fermentación (apróx. día 12-14, densidad 0,998-1,000): Mantener por 2 días  a 16-18ºC.

En forma casera la aireación se puede llevar a cabo trasegando una porción del mosto en fermentación a otro recipiente limpio y desinfectado, al mismo tiempo que se agregan los nutrientes y luego devolver esta cantidad al fermentador.

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 23.13.04.png

Una vez que estamos seguros del término de la fermentación, trasegamos la sidra sin oxigenar a otro recipiente o “madurador” limpio y desinfectado, dejando la borra atrás y dejando el mínimo o nulo espacio de aire, sellamos con tapón y ¡Estamos listos para el frio!

Clarificación postfermentativa en frio y ultimas correcciones

Simplemente dejamos por al menos una semana a 3 o 4ºC (por lo menos de 10-12ºC) o el tiempo suficiente para que levaduras y todo lo que tenga que precipitar precipite, obteniendo una sidra limpia y brillante. ahora bien, si no hubo decantación o clarificación prefermentativa ya sabrás el resultado, probablemente termines una sidra bien “Hazy”.

Debemos desborrar y quedarnos solo con la sidra clarificada. En el caso de fermentadores cónicos podremos ir eliminando la borra desde la llave total y mantener la sidra en el mismo contenedor. Si no contamos con un fermentador cónico,  debemos obligatoriamente trasegar hacia otro recipiente limpio y desinfectado.

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 22.50.04

La corrección principal en este punto es la acidez. Es muy común que después del frio la acidez baje y también la potencia aromática, ya que están íntimamente relacionadas. Al igual que la primera corrección se podrían mezclar diferentes sidras hasta alcanzar la acidez deseada o agregar acido málico, previo análisis o simplemente por gusto. Recomiendo no hacer adiciones de más de 0,5g/L de ácido málico, ya que se sentirá falso y en general, si vamos a hacer correcciones nuca debemos aplicar más de 1,5g/L en total  de ácido y la gran parte debe ir en la primera corrección. Si agregamos una gran cantidad de ácido antes de embotellar, pasará algo similar a cuando estamos cocinando, se nos olvida agregar sal y la agregamos en el plato, ¿Se siente mucho la sal o no?

En este punto, Intenta mantener una acidez de unos 4-6g/L de ácido málico y veras que los aromas volverán y se mantendrán mucho mejor en el tiempo.

Guarda o maduración

Generalmente luego de la clarificación, existe la posibilidad de dar complejidad a las sidras si las guardamos o maduramos algún tiempo. Para esto, podremos utilizar el mismo fermentador si este es cónico, otro contenedor o incluso barricas de diferentes especies, usos y tostado, generalmente a 10-12ºC y con la mínima o nula presencia de oxígeno. Esto último, es un gran tema que abordaremos más adelante en el blog.
Por otro lado, sidras de bajo pH, por ejemplo: 3,0-3,3, tendrán menor riesgo de desarrollar enfermedades o contaminaciones a lo largo de la maduración, pero será necesario hacer seguimiento microbiológico y análisis químico, con la opción de sulfitar y mantener cierto nivel de sulfuroso libre (OJO!…no es necesario sulfitar si el pH es de 3,0).
A modo casero recomendaría lo siguiente: Luego de la clarificación y desborre, mantener la sidra en un recipiente limpio y desinfectado, sin presencia de oxígeno y a unos 10-12ºC, por alrededor de uno a tres meses.

Una opción para eliminar el oxígeno de un contenedor cuando no logramos completar su volumen con sidra es barrerlo con CO(antes y después de llenarlo), Tal cual como se hizo en la siguiente imagen antes de madurar.

28217386_10155962907280900_931874415_o

¡Ya estamos terminando! Carbonatación

Bueno, esto es lo último…Nuestra sidra está limpia y con el punto exacto de acidez, para generar esas deseadas burbujas. Nuestras opciones en este punto serían:

  • Carbonatación natural, Sidras espumosas:
  1. Tipo cerveza artesanal: simplemente una segunda fermentación en botella donde quedara algo de borra en el fondo. Sirve para soltar un poco la mano con el proceso, pero si te has dado cuenta las sidras normalmente no vienen con borra en las botellas.
  2. Champenoise o Tradicional: Método para elaborar vinos espumosos de gran calidad. De forma artesanal se puede eliminar la borra de una segunda fermentación en botella y agregar un licor de expedición que genera distintos niveles de dulzor.
  3. Charmat: Método para elaborar vinos espumosos en grandes volúmenes. La segunda fermentación se hace en un estanque isobárico, se agrega un licor de expedición, se filtra y luego se embotella a contra presión.
  • Carbonatación artificial, sidras gasificadas:
  1. En fermentador: En un fermentador isobárico se agrega CO2 en forma artificial, luego se podrían llenar barriles y botellas a contra presión.
  2. En barril: Se llena un barril y se carbonata individualmente con CO2 en forma artificial. Este método es muy común en los cerveceros artesanales.
  3. ¿Podríamos tener la opción de endulzar con mosto estéril, luego filtrar y carbonatar?, ¿Porque no?

Ya que probablemente quienes lean este post sean cerveceros caseros les detallaré el protocolo para la segunda fermentación en botella tipo cerveza artesanal. Cuando dominen el proceso, podríamos hablar por ejemplo del método “Champenoise” o “Método Tradicional”. Por otro lado, les recomiendo que empiecen a probar la carbonatación en barril, según mi punto de vista es un muy buen método para masificar la sidra en todos los bares de cerveza artesanal, lo único que tienen que tener en cuenta es que necesitarán algo más de carbonatación que lo que se busca en una cerveza normal.

Protocolo segunda fermentación en botella tipo cerveza artesanal:

  • Sidra completamente seca: Densidad 0,998-1,000
  • Calcular exactamente el volumen a embotellar.
  • Hacer correcciones de acidez pertinentes.
  • Agregar 0,01g/L de DAP disueltos en agua hirviendo.
  • Agregar 8g/L de dextrosa disuelta en agua hirviendo.
  • Homogeneizar y embotellar.
  • Mantener a 16-18ºC por 12 días y luego unos 4 días a 3-4ºC.

embotellado

Es muy importante volver a agregar DAP, ya que una reducción en botella dejará un sabor y olor horrible que no desaparecerá con el tiempo. Por otro lado, la fermentación se completará en unos 12 días, versus 3 o 4 semanas si no agregamos este nutriente.

sidra lista 2

Últimas palabras...!No se olviden de la higiene!

Limpien y desinfecten muy bien todo antes de pensar en hacer sidra. para esto pueden usar los siguientes productos:

  • Detergente alcalino 10-20ml/L a 60ºC: Para eliminar todos los rastros de suciedad que no salen con agua de los fermentadores. Una vez limpio, enjuaguen por lo menos tres veces para eliminar el exceso.
  • Ácido peracetico 1-2ml/L por 20 minutos: Para desinfectar todo lo que entrará en contacto con el mosto o sidra, sobre todo los fermentadores y maduradores. Una vez desinfectado, solo eliminen el exceso y escurran, no vuelvan a lavar con agua.
  • Anhídrido Sulfuroso (solución al 5% o mechas): Principalmente para desinfectar todos los implementos de madera que entren en contacto con las manzanas, mosto o sidra: moledoras, prensas, barricas etc.

En fin, esto sería el proceso básico de elaboración de sidra pensando en un estilo “Nuevo Mundo”. Ya tienen la base,  así que podrán seguir fácilmente la receta que les dejare en la segunda parte de este post.
Aprovechen que se viene la temporada de manzanas, aquí hay mucha gente con experiencia en diferentes ámbitos que puede ayudar a levantar la sidra en Chile. ¡Agrúpense para comprar insumos, pregunten, colaboren y difundan, solo así podremos hacerlo!

28277878_10155962827085900_960117071_oSalud!
Cristian Galaz Torres

Referencias:

Anuncios
Destacado

La Sidra, Primeros pasos.

Esta serie de post tienen el fin de aportar en la masificación de la sidra, con información general, tips y datos técnicos.

 En Chile pareciera existir un incipiente interés por la sidra, impulsado por el creciente boom cervecero y la curiosidad de consumidores por nuevos productos. En este escenario, han comenzado a aparecer en forma constante algunas etiquetas de sidra Chilena (Casa Güell, Shekar, entre otros),  en supermercados y tiendas especializadas pero aún sin encontrar su espacio en góndolas, donde algunas veces se encuentra en formato de botella de 330ml. en el área de cervezas y otras, en botella de espumoso en el área de vinos. Lentamente comenzamos a ver las primeras sidras en Chopp en bares de cerveza artesanal por parte de Bodegas Ergo, Lemon Apple y Outcider. Los concursos de cervezas empiezan a considerar a las sidras como categoría (Copa Garage UC 2016 y Copa Fermentados del sur 2018), donde Sidra Lo Orozco de Viña Raab se ha coronado como la mejor sidra de Chile en ambas ocasiones. Sidrería Quebrada del Chucao ha impulsado las primeras exportaciones de sidra chilena. En Chiloé el CECPAN desarrolla los primeros acercamientos a la selección de ecotipos de manzanas chilenas con aptitud sidrera. Mientras que en Valdivia Sidreria Punucapa obtiene Denominación Sello de Origen por sus sidras y genera  turismo en base a un restaurant enfocado en la sidra, al igual que Sidreria Antillanca en Purranque.

En definitiva, estamos en un momento que puede ser el punta pie inicial para establecer la sidra chilena definitivamente. Donde agrónomos, enólogos y cerveceros tenemos la oportunidad de aportar en la masificación de este producto mediante el Know how de la producción de manzanas, fermentación de vinos espumosos y producción de barriles de chopp, siempre y cuando trabajemos en conjunto y en post de potenciar a los pequeños productores y al territorio.

13230298_10154095538770900_8650371872828539231_n

Antes de empezar a moler y prensar, es necesario que hablemos sobre algunos temas importantes que nos servirán como base general para elaborar nuestras sidras.

Primero, ¿La sidra es lo mismo que la chicha de manzana?.
La Chicha por definición es un producto en fermentación, mientras que la sidra es un producto estable en el tiempo. Por lo tanto, estamos hablando de dos productos diferentes. Aunque en Chile, hay ciertas chichas de manzana secas (con muy bajo azúcar residual) que son totalmente estables en el tiempo, culturalmente seguimos llamándolas chichas por ser un producto rústico (cierta turbidez y de un color más oscuro), pero por definición serian sidras y podrian corresponder a lo que se conoce en Inglaterra como “scrumpy cider” o “sidra rústica” y en algunos casos, lo que se conoce en españa como “sidra natural”.

Segundo, ¿La sidra es siempre de manzana?.
Legal y tradicionalmente una “sidra” es elaborada totalmente a partir de manzanas, aunque existen otras alternativas interesantes. Por ejemplo, existe un tipo de sidra muy conocido en Inglaterra llamada “Perry”, lo que aquí se conoce como “perada” que no es sidra de manzana con pera, si no, una sidra completamente de pera. Legalmente se podría elaborar a partir de otras frutas y se llamarían “sidra de..” seguido de la fruta utilizada. sin embargo, hay que tener muy claro que no cualquier fruta tiene aptitud para transformarse en un vino o espumoso. La gran gracia de una buena manzana sidrera es el alto rendimiento de jugo, alto porcentaje de solidos solubles, alta acidez con bajo pH y alto contenido de polifenoles, los cuales entregan amargor, leve astringencia, cuerpo y capacidad antioxidante. Características que no se encuentran en cualquier manzana, ni menos en cualquier fruta. Un ejemplo que se enmarcaria dentro de estas caracteristicas es el membrillo, usado en forma pionera por Bravajeria Cautin. Fruta que genera una sidra seca, ácida, amarga, astringente, frutosa y muy perfumada.

Manzana

Tercero, ¿Cuántos estilos de sidra existen?.
Se podría decir, tantos como lugares donde se cultiven manzanos y exista una prensa, ya que las variedades, clima y técnicas cambian de zona en zona. Principalmente podríamos hablar de cuatro estilos importantes en el mundo: Sidra Inglesa, Francesa, Española y Nuevo mundo, cada uno con sus propias características en cuanto a variedades de manzana utilizadas, proceso y formato de venta.

  • Sidra Inglesa: La real sidra inglesa o “Farmhouse Cider”, está asociada a productores locales de manzanos o sidrerías, elaboradas con manzanas seleccionadas. Puede ser dulce o seca, quieta o burbujeante, pero en común tienen el uso principal de variedades tánicas de manzanas, en algunos casos hasta un 90% de variedades amarga-dulce, complementadas con variedades amarga-ácida y en otras zonas el uso de estas últimas puede ser mayor. Este pool de manzanas y procesos generan una sidra de un moderado a profundo color dorado, con cuerpo, amargor persistente y secante astringencia, características percibidas mejor en ejemplares secas y quietas o levemente efervescentes, equilibradas por una leve acidez, frutosidad y a menudo un toque funky (olor a establo, cuero, pelero de montura, etc.).
    Esta leve acidez y carácter funky es producto de una fermentación salvaje donde conviven distintas bacterias ácido lácticas y levaduras salvajes. Estas bacterias son responsables de la fermentación Malo-lactica, en la cual estas metabolizan el ácido málico y generan ácido láctico, logrando una desacidificación natural, complejidad aromática y una sensación más completa en boca. Por su parte, el carácter funky es producto de la presencia de levaduras salvajes del género Brettanomyces.

 

  • Sidra Francesa: Al igual que en el vino, la producción de sidra está muy regulada en Francia en cuanto a regiones, variedades, procesos y características. Dentro de estas normativas, se clasifican de acuerdo a su dulzor en categorías “Brut” (alc. <5% volumen), “Demi-Sec” (alc.3-5% volumen) y “Doux” (alc. >3% volumen), además del nivel de carbonatación “perlant” (quieta o levemente carbonatada), “petillant” (efervescente o burbujeante), y “Bouche” (altamente carbonatada o chispeante). Generalmente se trata de un producto natural sin adiciones de azúcar, sulfitos o levaduras y Asociada principalmente a Normandía, donde se elabora con variedades exclusivas de la región y se caracteriza por lucir un formato tradicional en botella de espumoso con corcho, una alta carbonatación, fina corona de burbujas conocidas como “mousse”, un aspecto ambarino, de baja graduación alcohólica (alc.2,5-4,5% volumen), compleja, intensa y más bien dulce que acida, donde los azucares residuales balancean el amargor y astringencia de los taninos. Por otra parte, en Bretaña la sidra generalmente es más bien brillante, seca y algo más alcohólica que en Normandía.
    La sidra francesa le debe sus características organolépticas a una técnica tradicional propia sólo de la sidra desarrollada en Francia conocida como “défécation” o “Keeving” (como se conoce en Inglaterra). La cual, es una clarificación por flotación natural, seguida de frecuentes trasiegos en donde las pectinas, levaduras y nutrientes son eliminadas de la sidra, logrando una lenta fermentación y posteriormente una paralización natural de ella, con la opción de terminar la fermentación en botella. Este es el secreto del bajo grado alcohólico, dulzor residual, limpidez y alta carbonatación de las sidras francesas.

 

  • Sidra Española: Asociada mayoritariamente al principado de Asturias, donde se produce el 82% del volumen total español. Una fracción de esto, se elabora con manzanas bajo denominación de origen protegida (DOP), lo que garantiza la procedencia y autenticidad del producto. El resto de la producción se distribuye entre el Pais Vasco, Cantabria y Galicia, los cuales utilizan otras variedades de manzanas.  La sidra tradicional española o “Sidra Natural” es levemente efervescente, medianamente limpia, con algo de sedimento, totalmente seca, bastante ácida, con una buena estructura tánica, con aproximadamente alc. 6% volumen, una notable acidez volátil y complementada con una clara frutosidad y carácter funky (olor a establo, cuero, pelero de montura, etc.). Debido a su baja carbonatación, normalmente estas sidras se “escansean”, acción de servir una botella de sidra a una gran altura a un pequeño vaso. Esta técnica airea la sidra, permitiendo “abrir” los aromas, sabores y finalmente permite que la sidra cobre vida en el vaso.
    El carácter acético tan característico de estas sidras se debe no a la presencia de bacterias acéticas, si no, a al desarrollo de bacterias lácticas hétero fermentativas durante largos periodos de macerado en prensa de madera. Estas bacterias son capaces de convivir con levaduras durante una fermentacion salvaje, consumiendo azúcares y elevar la acidez volátil, al mismo tiempo que metabolizan ácido málico y producen ácido láctico. Probablemente de estas mismas prensas provenga el carácter a cuero y establo típico de estas sidras, ya que levaduras del género Brettanomyces, quienes lo producen, normalmente pueden vivir en la madera.
    Debido a que la Sidra Natural no es de un gusto masivo fuera de su zona de origen, los españoles desarrollaron el estilo Nueva Expresión y el “Achampañado”. El primero, es una sidra limpia, seca, de moderada acidez y astringencia balanceada con claras notas frutales similares a la Sidra Natural. Se caracteriza por una fermentación salvaje y luego una filtración a alta presión. El segundo, es una sidra limpia, completamente seca o semi seca, de moderada acidez y astringencia redondeada con una clara frutosidad similar a la Sidra Natural. Se caracteriza por una fermentación salvaje, luego una filtración y una segunda fermentación en botella (método tradicional o “champenoise”) o en estanques isobaricos (método Charmat), con levaduras seleccionadas. En ningún caso se agrega jugo concentrado de manzana para endulzar.

 

  • Sidra Nuevo Mundo o “sidra tirada”: Este estilo no se enmarca dentro de una zona geográfica específica, es más, es posible encontrarla ampliamente en Inglaterra, Australia, Alemania, Sudafrica y Estados unidos, en formatos de botella con tapa corona, lata y chopp. El termino “Nuevo Mundo”, se refiere a sidras que son elaboradas a partir de manzanas de mesa o de postre en conjunto a manzanas silvestres, estas últimas utilizadas para dar balance en términos de una media-alta acidez y leve amargor/astringencia. Normalmente se fermentan en estanques de acero inoxidable hasta secar, luego se filtran y cortan con agua o jugo de manzana hasta alcanzar unos alc. 5-6% volumen. por último, se sulfitan antes de embotellar y carbonatan artificialmente. Es una sidra que se podría asemejar como producto a una buena lata o chopp de cerveza lager

Por último, ¿Qué estilo de sidra se elabora en Chile?.
Creo que aún no alcanzamos una identidad nacional como para hablar de “un” estilo, esto debido principalmente a que recién se están realizando los primeros estudios para definir que ecotipos de manzanas Chilenas tienen aptitud sidrera. Por lo tanto, nos falta un largo camino que recorrer hasta lograr producir variedades de manzanos sidreros en viveros y regular su uso por ley en ciertas zonas productivas. De todas formas, existen ciertas características generales que nos darán luces de lo que podría ser la sidra chilena en algunos años más.

Oenologeek.png

Probablemente, por herencia del vino, el formato tradicional es en botella de espumoso y con corcho. De aspecto limpio y brillante a semi limpio, de un color amarillo oscuro a dorado. Con un nivel de carbonatación similar a la de un vino espumoso, alcanzada por método tradicional (“Champenoise”). Con aproximadamente alc. 6-8% volumen.  El dulzor generalmente está en un rango de Brut a Demi sec, comúnmente con un licor de expedición compuesto de jugo de manzana concentrado. De un nivel de acidez, amargor y astringencia media a leve. Frutosidad media y complejidad aportada por un carácter a establo o cuero (“Brett”).
Hay que tener en cuenta que este carácter mencionado es un defecto claro en el mundo del vino. En la sidra en cambio, puede aportar complejidad de manera similar a lo que ocurre en las algunas cervezas belgas.

Actualmente la sidra chilena se ha renovado impulsado por el boom de la cerveza artesanal, cambiando el corcho por la tapa corona y la botella de espumante por botellas de cerveza.  El aspecto se ha tornado limpio y brillante, con un color cercano al amarillo pajizo. Carbonatación similar a la de una cerveza, alcanzada generalmente por gasificación forzada. El grado alcohólico se ha mantenido, al igual que el rango de dulzor, aunque con algunos ejemplos Nature Brut. El nivel de acidez ha aumentado a un nivel medio, mientras que el amargor y astringencia prácticamente se han mantenido o aumentado levemente. La frutosidad se ha mantenido en un nivel medio y el carácter a cuero y establo ha ido desapareciendo lentamente.

En cuanto a las manzanas utilizadas no podríamos decir que las sidrerías se han volcado a utilizar manzanas de mesa como en el resto del mundo. De hecho, muchas están tratando de rescatar ecotipos de manzanas chilenas con aptitud sidrera, siendo un gran paso para generar una identidad como país de este producto. En el caso manzanas de mesa, las más utilizadas son: Ganny Smith, Royal Gala, Pink Lady y Red delicious, en algunos casos braeburn, Elstar, jonagold y Fuji. Siempre mezclando variedades de alta acidez con variedades con alto porcentaje de sólidos solubles y alguna que forme el nexo entre ambas, aportando complejidad. En el caso de manzanas de quintas antiguas y ecotipos, las más utilizadas desde Temuco a Valdivia son: Limona, Reineta y Gravesntein, seguidas de Cabeza de Niño y Puchacay. Mientras que en Chiloé destacan: Camuesta, Rosa y Febrera, entre otras.

Ahora bien, teniendo claro estos puntos, podremos empezar a hablar y discutir sobre distintos aspectos importantes de esta interesante bebida. En el siguiente post, profundizaremos en el estilo “Nuevo Mundo”, ya que es el más sencillo, y detallaremos las etapas del proceso de elaboración de este estilo, adjuntando una “receta” o guía básica para elaborarlo.

13537751_10154200256440900_2702970793534985544_n

Salud!
Cristian Galaz Torres, Ing. Agrónomo-Enólogo.

Referencias:

  • Alworth., J., 2015. Cider made simple : all about your new favorite drink. 1st ed. 680 Second Street San Francisco, California 94107: Chronicle Books LLC.
  • Watson, B., 2018. Cider, hard and sweet : history, traditions, and making your own. 3rd ed. P.O. Box 748, Woodstock, VT 05091: The Countryman Press.
  • Base de datos recopilada por Cristian Galaz Torres.

 

Manos a la prensa! parte II

Receta facilita de sidra casera, estilo Nuevo Mundo

Retomando después de un laaargo tiempo el blog, les dejo lo prometido… una receta simple para empezar en el mundo de la sidra.

Una buena forma de entrar a este mundo es elaborando uno de los estilos más fáciles (y de mayor venta), el estilo Nuevo Mundo, pero carbonatado como lo haríamos en una cerveza artesanal y con materia prima que podriamos encontrar en cualquier feria (excepto por los insumos enologicos jeje). A continuación, les dejo el paso a paso con las cantidades y procesos necesarios. Si quieres ahondar más, en el post anterior hable en detalle sobre lo básico.

Ingredientes para aproximadamente 16 litros finales embotellados:

Manzanas: 40 kg totales.

  • Royal Gala (40%): 16 kg. –> Aportará complejidad en aroma.
  • Granny Smith (40%): 16kg. –> Aportará acidez.
  • Alguna variedad dulce de pera, idealmente alguna dulce y algo astringente/amarga (10%): 4kg. –> Aportará leve dulzor residual.
  • Membrillo (10%): 4kg. –> Aportará acidez, amargor, leve astringencia y complejidad aromática.

Clarificarte:

  • Enzimas pectolíticas: 0,04g/L

Nutrientes:

  • DAP: 0,4g/L
  • Fermaid-K: 0,25g/L

Ácidos:

  • ácido málico: 0,3g/L

Levadura:

  • EC-1118: 0,2g/L

Carbonatación en botella:

  • Dextrosa: 7,5g/L
  • DAP: 0,01g/L

Pasos

0. Limpia y desinfecta TODO!, y nunca, pero NUNCA! calientes el mosto para
esterilizarlo ( a menos que quieras hacer una “cidre de feu”), recuerda que
esto no es cerveza.

1. Sobre-madura por unas 2 semanas SOLO las manzanas Royal Gala, con el fin que se desarrollen y concentren aromas.

13442227_10154182741715900_4797508566717246497_n

2. Selecciona solo las manzanas sin pudriciones, pésalas y luego lávalas.

IMG_20170710_153702

3. “Muele”(Tritura) las manzanas, recibe la manzana triturada o “magaya” en un recipiente limpio y desinfectado. Déjala macerando y tapada por 40 minutos a baja temperatura, unos 10-15ºC.

IMG_20170710_155208

4. Empieza a prensar, recibe el mosto en un recipiente limpio y desinfectado con 0,4ml de solución al 10% de metabisulfito de potasio por cada litro de jugo obtenido (deberían salir aproximadamente 20 litros de jugo, a los que corresponde unos 8 ml de esta solución).

        La forma de prensar es la siguiente:

  • Aumenta gradualmente la presión hasta que veas que sale poco jugo.
  • Déjalo reposar.
  • Vuelve a prensar un poco más.
  • “suelta la prensa” desarma la “magaya” y vuelve a repetir el proceso (cada vez saldrá menos).
    IMG_20170330_193328

5. Disuelve y agrega 0,04g de enzimas pectolíticas por cada litro de jugo obtenido, en unos 10-20 ml del agua previamente hervida y enfriada a 15-20ºC. Serian unos 0,8g de enzima.

6. Asegurate de llenar lo suficiente para que quede el menor espacio posible de aire en el recipiente, tápalo y Déjalo en reposo a 10-12ºC por 1 día.

28276170_10155962834030900_1240987343_o

7. Al día siguiente, trasiega solo el jugo clarificado al recipiente de fermentación (limpio y desinfectado) y toma la densidad. deberían ser aproximadamente unos 18 litros.

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 22.48.09

Cuando termines el proceso el alcohol aproximado de tu sidra será:

  • % alcohol v/v = (densidad inicial – densidad final)*131,25

8. Disuelve y agrega 0,3g de DAP y  0,125g de Fermaid-K, todo esto en unos 80 ml de jugo y luego 0,3g de ácido málico por cada litro de jugo a fermentar, en unos 60 ml de jugo. En total serían unos 5,4g de DAP, 2,25 de Fermaid-K y 5,4g de ácido málico.

Captura de pantalla 2018-07-20 a la(s) 20.04.24

9. Inocula con 0,2g de levadura EC-1118 por litro de jugo a fermentar. En este caso puedes agregarlas directamente y homogenizar. Serían unos 3,6g de levadura.

Captura de pantalla 2018-07-20 a la(s) 21.03.09

10. Pon tapón y airlock al recipiente (fermentador) y mantén una temperatura de 16-18ºC.

fermentación

11. Al tercer día de fermentación disuelve y agrega 0,1g/L de DAP y 0,125g de Fermaid-K por cada litro de mosto en fermentación, todo esto en unos 40ml de sidra en fermentación y airea (una buena forma es trasegar una parte a otro recipiente, limpio y desinfectado, y luego devolverla). En total serían unos 1,8g de DAP y 2,25 de Fermaid-K.

12. Espera unos 12 días a que la densidad llegue a unos 1,000 – 0,998 puntos, chequea al día siguiente y luego espera 3 días mas a la misma temperatura de fermentación.

 

Captura de pantalla 2018-02-18 a la(s) 23.13.04

13. Trasiega dejando las borras atrás a otro recipiente, limpio y desinfectado, lo suficientemente pequeño para que no quede espacio de aire, tápalo y déjalo a menos de 10ºC (ideal 4ºC) por una 1 o 2 semanas.

trasiego y clarición

14. Vuelve a trasegar esta vez la sidra limpia a un recipiente limpio y desinfectado desde el cual puedas embotellar. Calcula el volumen total (deberías obtener unos 16 Litros), luego disuelve y agrega 7,5g de Dextrosa y 0,01g de DAP por litro de sidra a embotellar, esto en unos 200 ml de agua hirviendo. En total serían unos 120g de Dextrosa y 0,16g de DAP.  Fíjate que se mezcle en forma homogénea en la sidra.
Al momento de embotellar, puedes corregir la acidez si es que sientes que le falta algo de potencia, pero no agregues mas de 0,5g/L, ya que se notará muy artificial. La forma más fácil es probar con una pequeña cantidad hasta que sientas que tiene la acidez correcta.

28217386_10155962907280900_931874415_o

15. limpia y desinfecta todo lo necesario para embotellar y hazlo. Idealmente usa un llenador de botella tipo cánula, de esa forma oxidarás menos la sidra.

embotellado

16. Mantén las botellas 12 días a 16-18ºC y luego déjalas en el refrigerador unos 4 días.

¡Listo!  ya puedes probarla, notarás que mejorará un poco con el tiempo, pero este estilo no es para envejecer, trata de tomarla antes de 4-6 meses!.

16388257_10154882933740900_27728204820520421_n

¡OJO…Si tienes la opción de carbonatar artificialmente en Kegs hazlo!, solo tienes que saber que deberás agregar algo más de presión que lo normal para una cerveza. En este caso yo optaría por extender un poco la guarda de la sidra en frio antes de meter a carbonatar artificialmente.

37402465_10156330048280900_4906749992489713664_o

Sidra Rosé?  podriamos hablar de esto en un proximo post.